Reproducción asistida ROPA en parejas de mujeres lesbianas

Grupo EGF / Asociación Española de Empresas Gay Friendly 

 * Artículo de información del Instituto Bernabeu.

 

 

El mundo ha cambiado y las familias también. Dónde antes sería imposible concebir una familia que no tuviera una mamá y un papá, el siglo XXI nos regala tantos tipos de familias como heterodoxa es nuestra sociedad: globalizada, intercultural y sexualmente respetuosa.

Ya existe la posibilidad de crear una familia con dos mamás. Si bien en nuestro país no está aceptado legalmente, son centenares las parejas de lesbianas que deciden acudir al extranjero para hacer realidad el sueño de formar su familia mediante la técnica de reproducción asistida ROPA.

España es el principal destino elegido, cuenta con una legislación que lo permite y además sus principales clínicas de fertilidad ofrecen las tasas de éxito de embarazo más altas. Uno de los centros que ha hecho posible el nacimiento de centenares de bebés alemanes con dos mamás es el Instituto Bernabeu donde nos explican en que consiste el proceso ROPA, el tratamiento de fecundación in vitro que permite que ambas mujeres compartan la maternidad: una como madre genética, aportando sus óvulos, y la otra como la receptora del embrión que gestará durante 9 meses y dará a luz como cualquier embarazo normal “Si bien el hecho de que dos mujeres puedan unirse para concebir un hijo puede representar una revolución desde el punto de vista social, médicamente no se trata de un procedimiento nuevo, pues no implica cambio alguno ni en los protocolos ni en las rutinas del laboratorio de reproducción asistida. La mujer que aporta los óvulos se somete a un tratamiento de estimulación ovárica controlada mediante ecografías, y cuando los óvulos están maduros, son extraídos mediante una punción ovárica. Simultáneamente, la mujer que llevará a cabo la gestación, recibe un tratamiento hormonal para preparar su útero para la implantación embrionaria. Tras la fecundación de los óvulos mediante semen de donante, los embriones obtenidos son transferidos al útero de su pareja, mediante los mismos procedimientos que se emplean para un tratamiento convencional de fecundación in vitro”, desde la clínica explican también que como toda paciente, las parejas lesbianas requieren de un trato especializado y adaptado a sus necesidades, por eso desde el centro insisten en la importancia en personalizar cada tratamiento, en el cuidado emocional y en la comunicación, que especialmente en el caso de pacientes que acuden desde el extranjero, cuidan que sea esmeradamente cálido y en su propio idioma desde el primer momento.

 

 

Deja un comentario

  • Para un uso responsable, los comentarios serán moderados por el administrador y sólo se aprobarán los que tengan datos fiables de su origen y contenido
  • Todos los campos son obligatorios
  • *Máximo 1000 caracteres


Suscríbete a nuestro Newsletter