Entrevista al actor Juan Blanco: “Dados”, innovadora experiencia teatral sobre un adolescente Trans

Revista LOEV / Editado por REVISTAS 4U / Redactor Jokin Egaña @JokinEgana

 

VERSIÓN FORMATO REVISTA

Para leer LOEV Magazine en formato REVISTA A PANTALLA COMPLETA haz click en el FULLSCREEN, recuadro ubicado en la parte inferior derecha de la imagen. 

 

 

 

 

VERSIÓN FORMATO WEB EN TEXTO PLANO 

 

OBRA “DADOS”

“DADOS” es una obra teatral que, a través de la comedia, narra las dificultades de ser adolescente trans*. Muchos de los obstáculos no surgen por la identidad de género en sí misma sino por sentirse rechazado, juzgado y estigmatizado por una sociedad que desde su total ignorancia castiga al diferente y trata de volcar sus carencias y complejos sobre las personas más vulnerables.

La obra ha sido producida por Ventrículo Veloz, productora creada por Verónica Pérez y Cristóbal Suárez, que nace con la finalidad de plantear problemas sociales que rodean a los jóvenes mediante una experiencia teatral, sirviéndose así del vehículo más ancestral y poderoso de la humanidad para empatizar con la sociedad desde la libertad y el respeto. En 2016 abordó el acoso escolar con la obra “Papel”, en 2017 los trastornos alimenticios con “Por Boca” y ahora la identidad de género con “Dados”.

José Padilla es el autor y director de “Dados”, contando en su reparto con la actriz Almudena Puyo y el actor Juan Blanco. Desde LOEV hemos tenido la ocasión de entrevistar a Juan Blanco y conocer un poco más sobre la obra que tendremos ocasión de disfrutar entre los días 3 y 8 de Julio en los Teatros del Canal de Madrid (coincidiendo con la celebración del Orgullo).

 

BIOGRAFÍA

JUAN BLANCO (1984) tiene una larga y sólida carrera como actor, sobre todo forjada en el teatro. Ha trabajado en importantes series de televisión y es uno de los actores españoles con mayor proyección del momento.

Cursó sus estudios de interpretación en la ESAD del Principado de Asturias, donde se licenció en el año 2007. Pronto comenzó a trabajar con diversas compañías de la región, como Teatro del Norte, Factoría Norte. En el año 2010 fundó allí su propia compañía, Paraninfo 58, con la que ha estrenado “El día de autos”, “De locos, payasos y poetas”, “Resistencia 532” (Premio Jovellanos 2012) y “Como si no hubiera un mañana”; además de la pieza breve “Siempre nos quedará París”, de Jose Padilla.

A partir de 2012 comenzó su actividad en Madrid, donde ha trabajado en espectáculos como “Malcontent”, adaptación de La duquesa de Malfi también a cargo de Jose Padilla, dirigida por Owen Horsley para Grumelot; “¿A quién te llevarías a una isla desierta?”, de Jota Linares; o títulos como “Pulveriza” o “Porque follamos mejor cuando ya no somos novios”, de Abril Zamora.

Ha participado en series de televisión como “Amar en tiempos revueltos”, “El tiempo entre costuras”, “El secreto de Puente Viejo”, “El Ministerio del Tiempo” o “Vis a Vis”, y en largometrajes como “Afterparty”, “Viral”, “Todo el mundo lo sabe”, “Al final todos mueren”, “Marsella” o “Las altas presiones”. Recientemente ha rodado las series de televisión “Pulsaciones” (Antena 3) y “La verdad” (Telecinco) y “Derecho a soñar” (TVE), que aún están pendientes de estreno.

Actualmente forma parte de la compañía Ventrículo Veloz con los montajes “Papel” y “Dados”, ambas piezas de Jose Padilla. En “Dados”, Juan Blanco interpreta el papel de “Y” que a través de un misterioso encuentro con “X” (un adolescente transexual interpretado por Almudena Poyo) descubre un secreto crucial para ambos.

 

ENTREVISTA

LOEV MAGAZINE: La obra “Dados” aborda un tema muy sensible y de justicia social como el de las personas transexuales, siendo aún uno de los grupos de población más incomprendidos debido a la falta de conocimiento. Este trabajo te ha permitido adentrarte en el sentir de una persona transexual a través del papel de tu compañera de reparto. ¿Qué has aprendido de la realidad transexual? ¿Cuál es el aspecto que más te ha llegado al corazón y que quisieras proyectar como mensaje al espectador?

JUAN BLANCO: La realidad transexual es, como dices, algo sobre lo en general hay mucho desconocimiento. Yo mismo me he dado cuenta de todo lo que me falta por aprender, a nivel de terminología, de matices, de cómo referirme a unos y otros aspectos del tema. Pero, por otro lado, como siempre he creído firmemente en que todo lo que haga feliz a una persona, sin hacer daño a nadie más, contribuye a aumentar el nivel general de felicidad en el mundo y eso es algo innegablemente bueno, digamos que ya venía sensibilizado de casa. Una frase del texto que para mí resume el mensaje dice más o menos “Uno no decide, por voluntad, ser lo que es. Uno lo es. Puede negárselo. Pueden negárselo. Pero uno sabe lo que es. Quién es.” Y todo el mundo debería tener derecho a ser quien es.

LOEV: “Dados” supone una innovadora experiencia teatral cercana e inolvidable al lograr la participación del público. ¿Es una participación activa del público? ¿En qué consiste?

JUAN BLANCO: Durante la representación en sí, los espectadores no participan, más allá de que son ellos quienes deben sacar sus propias conclusiones sobre lo que están viendo. Sí se les incluye en cierta manera en un par de momentos, en los que les miramos o les hablamos directamente; pero después de las funciones, especialmente de aquellas para público joven, es cuando establecemos un coloquio con ellos en el que les planteamos preguntas y les damos espacio para que nos cuenten sus impresiones.

LOEV: “Dados” ofrece un texto muy dinámico, junto a un lenguaje informal y contemporáneo. ¿Qué otras estrategias incluye la obra para conectar de forma tan eficaz con el público juvenil?

JUAN BLANCO.: Uno de los principales aciertos, en mi opinión, tanto de éste como de los otros textos de José Padilla para Ventrículo Veloz, es que habla a los jóvenes de tú a tú. No sólo es que no haya una voluntad de aleccionar, que por supuesto, sino que tanto la manera en la que están escritos los diálogos, la puesta en escena, las referencias… todo está muy bien planteado para conectar con el público joven. Pero al hacerlo de una manera inteligente y respetuosa con el espectador, el público adulto disfruta de ellos igualmente. O, mejor dicho, disfruta de manera diferente.

LOEV: Además de la exhibición en teatros, estáis desarrollando la obra “Dados” a través de un periplo por institutos de toda España. ¿Cómo está siendo esta experiencia? ¿Está resultando una herramienta atractiva como elemento educacional frente a la transfobia?

JUAN BLANCO: Aún no hemos comenzado con las funciones de “Dados” para escolares. Lo haremos a partir de septiembre, cuando arranque el nuevo curso. Pero basándonos en nuestra experiencia con los dos anteriores espectáculos, (“Papel”, sobre el acoso escolar, en la que también intervengo y “Por la boca”, sobre los trastornos de la alimentación), estoy seguro de que servirá para hablar de este problema, para ayudar a ponerse en la piel del otro, para fomentar el respeto y la empatía, para ayudar a quien pueda estar pasando por esa situación de no sentirse identificado son su género, sexualidad, con su cuerpo, de no terminar de entender qué le está pasando..

LOEV: Últimamente se habla de que entre los más jóvenes están retrocediendo valores como la igualdad o el respeto, y afianzándose lacras que llevamos tiempo trabajando por olvidar como el machismo, la LGBTfobia o el racismo. ¿Qué opinas?

JUAN BLANCO: Pues sinceramente no lo sé. Espero que no. Supongo que dependerá mucho del contexto, del ambiente en el que se eduquen esos jóvenes. En el caso de la homofobia, por ejemplo, aunque es evidente que aún queda mucho por hacer, yo diría que se ha avanzado mucho respecto a cuando yo era chaval. Pero desde luego, por desgracia educar en igualdad y en el respeto no es siempre la prioridad que debería ser.

LOEV: ¿Y en el teatro, cine o televisión? ¿Crees que existe una igualdad de oportunidades para actores y actrices, independientemente de su origen étnico, sexualidad, género…? ¿La cultura y el espectáculo están por delante de la sociedad o son un fiel reflejo de los complejos de la sociedad en general?

JUAN BLANCO: Es evidente que no la hay. Siempre ha habido más papeles interesantes para hombres, y a las mujeres a menudo se les reserva el papel de ‘pareja de’ o ‘madre de’, papeles en función del protagonista masculino. Pero también es verdad que esto es algo que está cambiando, no sé si lo suficiente, pero sí con rapidez. Cada vez hay más conciencia de este problema y más historias contadas por y sobre mujeres. Sobre sexualidad… Se me ocurre, por ejemplo, el caso de “La verdad” serie en la que tengo un pequeño papel, en la que el personaje de Irene Montalá tiene novia y esto (creo recordar) se trata con toda la normalidad del mundo, como un rasgo más de su personaje. “Vis a vis” es otra serie que incluye personajes de distinto género, etnia, orientación sexual… Por ejemplo, Abril Zamora interpreta a una reclusa trans y, nuevamente, las tramas no van sobre ellos, sino que es una característica de su personaje y ya está. Todo esto ayuda a normalizar y a acabar con estigmas absurdos. Aunque sea muy poco a poco, creo que la cosa está mejorando.

LOEV: A pesar de tu juventud, tienes una larga y sólida carrera. Además se dice de ti que eres uno de los actores con mayor proyección del panorama actual. ¿Crees que tu éxito se debe a cuestiones de carácter innato, como el carisma, el talento, la versatilidad o el carácter? ¿O te consideras un “currante” de los escenarios?

JUAN BLANCO.: Supongo que algo de innato tiene que haber, llámalo talento, llámalo carácter, o como quieras. Pero desde luego, en mi caso, los éxitos que haya podido conseguir hasta ahora se deben a haber dedicado muchas horas a intentar hacerlo cada vez un poco mejor. Dadle muchas gracias a quien diga eso sobre mi proyección, por cierto.

LOEV: ¿Cuál es tu logro profesional o reconocimiento del que te sientes más orgulloso?

JUAN BLANCO.: Sinceramente, de lo que más orgulloso estoy es de poder vivir exclusivamente de mi trabajo como actor, en proyectos muy variados y conociendo a grandes profesionales de los que aprendo y que en muchos casos terminan convirtiéndose en buenas amistades.

LOEV: Antonio Banderas, Javier Bardem, Miguel Ángel Silvestre,… son actores españoles de gran éxito internacional que han abierto de alguna manera camino a otros para mirar y soñar con la meca del cine. ¿Es tu caso? ¿Estás trabajando de alguna forma para ello?

JUAN BLANCO: No me lo planteo. Me defiendo bastante bien con el inglés, aunque nunca he trabajado en ese idioma. Y eso sí me llamaría más, por el reto que supondría. Pero Hollywood no es algo en lo que piense, para nada.

LOEV: Nos consta que entre nuestros lectores hay jóvenes actores y actrices que están trabajando muy duro, e invirtiendo tiempo y dinero en producir webseries y otras interesantes iniciativas amateur, ansiando convertirse en auténticos profesionales y vivir de ello. ¿Qué consejos les darías?

JUAN BLANCO: No sé si soy nadie para dar consejos, pero les diría que se lo piensen bien, que está la cosa muy complicada. Es una profesión muy dura, muy maltratada y en la que hay muchísimo paro. Que sean realistas y no descarten buscarse otras opciones, un plan B. Que sean pacientes, que esto no va de petarlo a la primera. Que practiquen todo lo que puedan, que estudien, que se formen, que actúen, que busquen gente de la que aprender. Y que si ven que están convencidos, que sienten que sirven para ello y que de verdad les gusta, pasen de planes B y de todo y vayan a por ello a muerte.

Redactor JOKIN EGAÑA @JokinEgana

 

 

Revista LOEV dirigida al público gay (LGBT), perteneciente a la consultora gay Grupo EGF

También puedes seguir el trabajo de nuestra revista LOEV en la web www.LOEV.es 

 

 

Deja un comentario

  • Para un uso responsable, los comentarios serán moderados por el administrador y sólo se aprobarán los que tengan datos fiables de su origen y contenido
  • Todos los campos son obligatorios
  • *Máximo 1000 caracteres

Suscríbete a nuestro Newsletter