Diversidad de Género y Derechos de Convivencia

Revista LOEV / Editado por REVISTAS 4U

 

VERSIÓN FORMATO REVISTA

Para leer LOEV Magazine en formato REVISTA A PANTALLA COMPLETA haz click en el FULLSCREEN, recuadro ubicado en la parte inferior derecha de la imagen. 

 

 

 

 

VERSIÓN FORMATO WEB EN TEXTO PLANO 

 

DIVERSIDAD DE GÉNERO Y DERECHOS DE CONVIVENCIA

Como sociedad, somos el resultado de una cultura, unas creencias, unos estereotipos que son perpetuados de forma transgeneracional. Esto significa que, ese imaginario colectivo cultural se va transmitiendo de generación en generación de forma verbal y también conductual.

La sociedad en la que vivimos arrastra una historia de heteropatriarcado que ha marcado, desde la educación hasta la conciencia colectiva, generando profundas creencias, en su mayor parte sesgadas y erróneas, sobre todo en materia de diversidad de género.

Este sistema de creencias ha generado, a su vez, un sistema de estereotipos, en su mayor parte estigmatizantes, alrededor del tema de la diversidad, que ha producido una composición poliédrica de la LGTBIfobia.

Para tratar de definir la homosexualidad, la transexualidad o en definitiva, la diversidad de género en nuestros días y en nuestra cultura, podemos recurrir al concepto de “arquetipo” de Jung. Según este autor, el arquetipo masculino y femenino es la abstracción subjetiva e inconsciente, de carácter cultural y temporal de lo que es un hombre y una mujer, es decir, la imagen, más o menos aceptada por todos, de lo que es la masculinidad y la feminidad.

El concepto de arquetipo sobrevive a la realidad porque es fruto de la herencia cultural y si bien la gran mayoría de los hombres actuales no se corresponde con el arquetipo, todos reconocemos que la masculinidad en nuestros días, está todavía muy ligada a la virilidad, a la capacidad económica y de liderazgo y a la no expresión emocional.Por su parte, el arquetipo femenino vigente (que tampoco se corresponde con el perfil medio de las mujeres actuales) está fuertemente ligado a la maternidad y al cuidado de otros como opción preferente, dejando otras opciones (trabajar fuera de casa por ejemplo) condicionadas a esta prioridad, según el arquetipo.

Estos arquetipos están muy perfilados y definidos, pero ¿qué ocurre con el resto de identidades sexuales? Está claro que no encajan en los arquetipos binómicos de lo femenino/masculino. Lo que ocurre es que el imaginario colectivo ha tendido a crear un arquetipo de la homosexualidad muy contaminado por prejuicios y estereotipos (trasnochados) y que vincula al colectivo LGTBI con el vicio, la enfermedad, el pecado y la culpa. Afortunadamente el cambio (lento y progresivo) de paradigma nos va acercando muy progresivamente a la igualdad entre todos los géneros.

Estos prejuicios que han ido generando este nuevo arquetipo y que tan arraigados están en la conciencia colectiva, como ya hemos anticipado, han dado lugar a una LGTBIfobia poliédrica, compuesta, en concreto, por los siguientes aspectos:

***** LGTBIFOBIA COGNITIVA, es el resultado de la conceptualización social de la diversidad de orientación e identidad sexual, en función de los arquetipos que hemos comentado (se aplicarían los rasgos del arquetipo masculino a los hombre, del femenino a las mujeres, y del homosexual al colectivo lgtbi)

***** LGTBIFOBIA CONDUCTUAL, la constituye las acciones que de forma consciente o inconsciente discriminan o dañan a las personas LGTBI por su condición (incluiríamos desde el chiste fácil hasta el insulto, la amenaza o la agresión)

***** LGTBIFOBIA EMOCIONAL, es el miedo a entrar en contacto con la diversidad LGTBI debido a la estigmatización que ésta ha sufrido a lo largo del tiempo. Es la herencia de una forma de control para aislar a las personas que no siguen la norma que marca la heteronormatividad. En la actualidad el desconocimiento de la realidad LGTBI, la perpetuación de los estereotipos así como no contar con referentes culturales LGTBI cercanos y reales, perpetúan a su vez, la vulnerabilidad a los estereotipos y sesgos del colectivo LGTBI.

***** LGTBIFOBIA INTERIORIZADA, es una de las más difíciles de combatir y la que tiene una solución más compleja, porque es el rechazo que las personas LGTBI pueden sentir hacia sí mismas (o hacia el propio colectivo) al descubrir que su realidad y sus sentimientos son algo que la sociedad rechaza. Este tipo de LGTBIfobia es la que causa más sufrimiento a nivel individual ya que es fuente de una fuerte traumatización que si no es tratada y gestionada de forma adecuada puede llevar incluso a las personas a la ideación suicida. 

***** LGTBIFOBIA INSTITUCIONALIZADA, es la creencia a menudo inconsciente, de que el modelo heteronormativo es el legítimo y las personas o familias que no lo cumplen son menos legítimas (ciudadanos de segunda).

***** LGTBIFOBIA LIBERAL, es deinida como la reducción de la diversidad LGTBI a las esfera sexual, obviando la existencia de otras dimensiones tales como la infancia, los afectos, el cariño o la familia.

Estos aspectos obstaculizan el largo (y penoso) camino hacia la igualdad entre todos los géneros. Para poder recorrer este camino con éxito necesitamos un cambio integral de paradigma social, cultural y político, que debe abarcar todos los aspectos de la vida en sociedad, es decir:

– Cambios a nivel educacional, tanto en el ámbito familiar como escolar se debe pasar de un modelo de educación sexual meramente reproductivo, a un modelo de educación sexual integral, que abarque aspectos emocionales, relacionales, de diversidad y valores igualitarios.

– Cambios a nivel institucional, facilitando políticas de visibilización del colectivo LGTBI tanto en instituciones públicas como en la empresa privada

– Cambios a nivel jurídico-legal, estableciendo normativas que garanticen la igualdad y la no discriminación entre todos los géneros de forma integral. Actualmente contamos con una Ley Orgánica (recordemos que este tipo de ley está reservado para regular derechos fundamentales y libertades públicas) de igualdad entre hombres y mujeres. Ley estatal y que se aplica a todo el territorio nacional. Ley Orgánica de igualdad entre hombres y mujeres, que, claramente, no hace referencia al colectivo LGTBI. Y en paralelo, se deja a las Comunidades Autónomas que regulen mediante leyes autonómicas (que no son leyes orgánicas, ni estatales y que solo se aplican al territorio de cada Comunidad Autónoma) las llamadas leyes LGTBI. En el caso de la Comunidad Valenciana contamos con un anterproyecto de ley LGTBI, que todavía no ha pasado de ser un anteproyecto, y una Ley de transexualidad que todavía no se ha desarrollado. Este planteamiento en un intento de regulación inclusiva mantiene una línea exclusiva, ya que se sigue regulando de forma diferenciada y con instrumentos jurídicos muy diferentes, una misma realidad fáctica: la igualdad no es una cuestión de género sino de comunidad, es decir, lo realmente eficaz sería tener una Ley de igualdad ciudadana, que defendiera esa igualdad independientemente del género de las personas.

– Cambios a nivel de convivencia social, migrando de una visión de mera “tolerancia” (como si el colectivo LGTBI fuera un mal menor que se puede “tolerar”) a una visión de naturalización e igualdad reales.

En conclusión, si queremos evolucionar como sociedad debemos empezar a evolucionar de forma molecular como personas, a través de la educación, de la transmisión de nuevas creencias e ideas transgeneracionalmente y apostando por el pleno y libre desarrollo de la personalidad en toda la amplitud del concepto.

Es nuestra responsabilidad como personas y como personas que viven en sociedad tomar plena consciencia de que en esta sociedad no sobra nadie. 

 

por MAR ORTÍZ FERNÁNDEZ 

Psicóloga y Activista por los DD.HH. 

 

Revista LOEV dirigida al público gay (LGBT), perteneciente a la consultora gay Grupo EGF

También puedes seguir el trabajo de nuestra revista LOEV en la web www.LOEV.es 

 

Deja un comentario

  • Para un uso responsable, los comentarios serán moderados por el administrador y sólo se aprobarán los que tengan datos fiables de su origen y contenido
  • Todos los campos son obligatorios
  • *Máximo 1000 caracteres

Suscríbete a nuestro Newsletter