Día Internacional de la lucha contra la homofobia en el deporte

Revista LOEV / Editado por REVISTAS 4U

 

VERSIÓN FORMATO REVISTA

Para leer LOEV Magazine en formato REVISTA A PANTALLA COMPLETA haz click en el FULLSCREEN, recuadro ubicado en la parte inferior derecha de la imagen. 

 

 

 

 

VERSIÓN FORMATO WEB EN TEXTO PLANO 

Mucha gente se sigue planteando por qué es necesario tener un día mundial de (…), sobre todo cuando se trata de temas relativos a la comunidad LGTBI, esta reacción es más habitual. No es la primera vez que escucho aquello de “Por qué un día del orgullo gay?”, aunque normalmente se continúa con “no hay un día del orgullo hetero”. Claro que si eres hombre heterosexual, con todos tus derechos garantizados, por no decir adjudicados por nacimiento, posiblemente no veas la necesidad de reivindicar nada. Y es que cuando se está en lo alto de la “cadena alimenticia” estos temas de los derechos de los otros pueden parar un poquito lejos.

Hace falta tener días mundiales contra todo lo que está mal, para cambiar las cosas, para que llegue el día que no tengamos que tener días mundiales contra nada.

En el ámbito del deporte, en los últimos años, muchos deportistas han manifestado abiertamente su orientación sexual, cosa que, por cierto, cae dentro de los derechos fundamentales de cualquier persona, y a no todos les ha ido lo que se dice bien en este sentido.

El mundo del deporte ha sido un mundo un tanto cerrado tanto a la manifestación abierta y libre de la opción sexual de los deportistas, como del respeto hacia esas opciones.

Personas como Amelie Mauresmo (tenista francesa), Jason Collins (baloncestista estadounidense), Michael Sam (jugador estadounidense de fútbol americano), Orlando Cruz (boxeador puertorriqueño), Rosie Jones (golfista estadounidense), Liam Davis (futbolista británico), Casey Stoney (futbolista británica), Thomas Hitzlsperger (futbolista alemán), Martina Navratilova (tenista checa), Tom Daley (saltador de trampolín británico), Keegan Hirst (jugador de rugby británico), David Denson (jugador de béisbol estadounidense) o Anton Hysén (futbolista sueco) han “salido del armario” en los últimos años.

En España, el ex jinete Enrique Sarasola, fue el primer deportista de élite español en hacerlo. Recientemente hemos conocido el caso de Javier Raya (patinador sobre hielo) y Víctor Gutiérrez (waterpolista de la selección española), que han hecho pública su homosexualidad.

Algo que en principio no tendría que tener más repercusión, ha supuesto en ciertos casos la pérdida de patrocinadores, y en otros insultos o faltas de respeto. Estos fueron los casos de la tenista estadounidense Billie Jean King, quien perdió casi todos sus acuerdos publicitarios; o el futbolista inglés, Justin Fashanu, quien después de confesar su homosexualidad, recibió insultos de compañeros y afición. Si bien, en la actualidad, parece que algo hemos avanzado, todavía encontramos muchas situaciones en las que se vulneran estos derechos fundamentales.

Un caso que fue especialmente sangrante fue el de Jesús Tomillero, árbitro de fútbol que con 21 años, declaró su homosexualidad y desde entonces no ha dejado de recibir insultos homófobos desde los aficionados hasta de sus propios compañeros de profesión. Lo más sangrante es que tuvo que suspender y plasmar en el acta arbitral los insultos recibidos mientas arbitraba un encuentro de fútbol infantil entre niños de 12 y 13 años. En el minuto 48 tuvo que suspender el encuentro que enfrentaba al Atlético Zabal y al CD La Salle, un partido de la segunda división infantil. Suspendió el juego por los insultos de un espectador que resultó ser el padre de un jugador del colegio religioso y árbitro de futbol sala, que le espetó: “Eres un maricón de mierda”. Tomillero no lo dudó, ­paró el partido, exigió la expulsión del homófobo y la presencia policial. Pero no fue suficiente y accedió al vestuario Enrique Huertas, alegando pertenecer a la Federación Andaluza de Fútbol y amenazando al colegiado que, de no reemprender el partido, tendría noticias suyas.

Y digo que es sangrante, porque menudo ejemplo de convivencia y respeto están ofreciendo padres como éste, que convierte la opción sexual de una persona en un insulto, de cara a sus hijos.

Y lo más lamentable es que no es un caso aislado. La poca gente que ha decidido ser honesta consigo misma y no esconderse dentro del ámbito del fútbol no ha salido mucho mejor parada. El fútbol es un ámbito especialmente machista e incluso homófobo, o al menos donde más se demuestra estas posiciones. Casos como el de Aitor Ocio ( ex jugador del Athletic de Bilbao) cuando protagonizó una portada para la revista Zero, mostrando su apoyo a la causa LGTBI, o el de Neuer (portero del Bayern de Munich) cuando mostró públicamente su apoyo a los deportistas homosexuales, ambos casos también fueron motivo de discriminación e insultos.

Y no serán los únicos casos.

Habrá mucha gente anónima en clubs deportivos, gimnasios, federaciones, etc., que no se permitirán ser ellos mismos por miedo a ser excluidos, discriminados, insultados o despreciados.

Desde LOEV, hemos reivindicado en multitud de ocasiones que para vivir una vida plena, las personas deben poder desarrollar todas las facetas de su personalidad en los distintos ámbitos de la vida en los que interactúan y se desarrollan. Y como vemos aún hay ámbitos donde esto no se ha conseguido.

Por eso es necesario contar con un día mundial contra la homofobia en el deporte, para seguir poniendo nombre a los casos de deportistas, árbitros o cualquier persona relacionada con esta actividad que haya sufrido, sufra o pueda sufrir alguna discriminación o maltrato por su condición sexual. Seguir poniendo el acento en todos estos casos que ocurren, que no son casos aislados y que están ahí. Y sobre todo para mover consciencias. Que esos padres que introducen a sus hijos en el mundo del deporte, les inculquen con buenos ejemplos, la convivencia, el respeto y los buenos hábitos que siempre se han vinculado a una actividad tan sana como es el deporte.

 

por MAR ORTÍZ FERNÁNDEZ

Psicóloga. Activista de los DDHH 

 

Revista LOEV dirigida al público gay (LGBT), perteneciente a la consultora gay Grupo EGF

También puedes seguir el trabajo de nuestra revista LOEV en la web www.LOEV.es 

 

Deja un comentario

  • Para un uso responsable, los comentarios serán moderados por el administrador y sólo se aprobarán los que tengan datos fiables de su origen y contenido
  • Todos los campos son obligatorios
  • *Máximo 1000 caracteres

Suscríbete a nuestro Newsletter