“El infartito de Trump”, triunfo de mujeres, etnias minoritarias y personas LGBTI

18 Noviembre 2018 / Grupo EGF / por MAR ORTIZ

* Mar Ortiz, psicóloga activista por los DD.HH e impulsora de “Help&Care Project”, analiza la esperada derrota de Donald Trump en las elecciones al congreso de EE.UU. 

 

Jared Polis

 

Nunca habíamos visto en la presidencia de Estados Unidos a un presidente que presentara el triplete de la mala educación: homófobo, misógino y racista. Nunca habíamos visto discursos tan ofensivos para cualquier persona con una cierta humanidad. Nunca habíamos pensado que una caravana de refugiados que marcha a pie hacia una oportunidad fuera una amenaza para los todopoderosos Estados Unidos. Y desde luego Mr. Trump no esperaba lo que ha ocurrido en las elecciones al congreso. Porque han triunfado las mujeres, las etnias minoritarias y las personas LGTBI. Lo suficiente para que al presidente le subiera la tensión arterial.

Porque que te “sorpasen” los demócratas, era algo que podía pasar, pero que el movimiento #Metoo empezara a despertar conciencias, eso es harina de otro costal.

Por primera vez cargos políticos van a estar ocupados por mujeres musulmanas, de origen latino, de ascendencia africana, nativas americanas y lesbianas. Además un candidato abiertamente homosexual ha ganado una gobernación estatal. Todo un hito histórico.

Y la tensión arterial sigue subiendo.

Ilhan Omar, nacida en Somalia en 1981, será a partir del próximo mes de enero, la primera mujer musulmana en el Congreso estadounidense tras haber conseguido alrededor del 80 % de los votos en el quinto distrito en Minnesota. Junto a Ilhan Omar, en la Cámara de Representantes, estará Rashida Tlaib, nacida en Detroit en 1976 y candidata por Michigan. Tlaib de ascendencia palestina, fue detenida en 2016 por interrumpir un mitin de Trump, frente al cual y a sus políticas, siempre se ha mostrado muy crítica.

Deb Haaland y Sharice Davids también son otras dos mujeres que han hecho historia en estas elecciones, ambas serán las primeras nativas americanas que han llegado a ocupar un lugar en la Cámara de Representantes. Deb Haaland pertenece a la Tribu de Laguna Pueblo. Ganó por mayoría en el primer distrito de Nuevo México. Por su parte, Sharice Davids (que ya trabajó en la Casa Blanca durante la administración Obama) es la primera mujer lesbiana de la delegación de Kansas que ha llegado hasta el Congreso.

A estas alturas de los resultados, es muy probable que ya estuvieran preparando el desfibrilador…

Pero todavía no hemos terminado: el progresista Jared Polis (foto 1), congresista desde 2009, se ha convertido en el primer gobernador abiertamente homosexual en la historia de EEUU. Polis será el próximo gobernador de Colorado. Y en su campaña se ha mostrado muy crítico con el candidato republicano Mike Pence, de quien ha dicho “que tiene una idea muy poco incluyente de EEUU”.

Y seguimos ante más cambios importantes: Marsha Blackburn (republicana), primera mujer senadora en la historia de Tennessee, Alexandria Ocasio-Cortez (demócrata) con solo 29 años es la congresista más joven de la historia de EEUU y además latina. Ayanna Pressley, primera mujer negra congresista por Massachussetts y Jeannete Nuñez será la primera vicegobernadora de origen cubano de Florida.

Presidente Trump, ¿se encuentra usted bien? Porque no se le ve demasiada buena cara…

 

Christine Hallquist

 

Creo que no hemos llegado al infarto, por poco, ya que  Stacey Abrams , mujer, negra y candidata a gobernadora y Christine Hallquist (foto 2) primera candidata trans a gobernadora, no lo han conseguido esta vez. Aunque Abrams podría ir a una segunda ronda tras haber solicitado un recuento de papeletas. No todo está dicho todavía!

El consuelo para el presidente está en Brian Kemp, un tipo incendiario que se ha presentado como un amante de las armas, y que en uno de sus vídeos de campaña electoral se presentó con un cuatro por cuatro dispuesto él mismo a deportar inmigrantes en su propio coche, a medida que se los fuera encontrando. Y esta joyita ha ganado en Georgia.

Tal vez por eso no hemos llegado al infarto de miocardio, que suerte ha tenido, presidente!

Ironías aparte, lo que ha ocurrido en estas elecciones norteamericanas es algo histórico, un cambio profundo en la consciencia colectiva, una apertura de las instituciones a la realidad social. La realidad nunca es en blanco y negro. La realidad es diversa, multicultural, multiétnica, y eso es enriquecedor. Enriquecedor para la sociedad y para la cultura. Y el hecho de que en instituciones de alta política se hayan roto esos techos de cristal que impedían que la diversidad (en el sentido más amplio de la palabra) fuera visible, cambiando el paradigma, es un paso muy grande para los colectivos que representan y para el resto de la sociedad. Ya que no es solo un triunfo de las mujeres, o del colectivo LGTBI o de las minorías étnicas. Es un triunfo de la madurez social, un triunfo de la visibilidad, un triunfo de la naturalización. Ahora solo tenemos que esperar los frutos de este cambio y tener la esperanza de que esto sea el principio de algo más.

 

por MAR ORTIZ FERNANDEZ

Psicóloga Activista por los DD.HH. Help&Care Project

 

Deja un comentario

  • Para un uso responsable, los comentarios serán moderados por el administrador y sólo se aprobarán los que tengan datos fiables de su origen y contenido
  • Todos los campos son obligatorios
  • *Máximo 1000 caracteres

Suscríbete a nuestro Newsletter