31 de marzo Día Internacional de la Visibilidad Trans

7 Abril 2019 / Grupo EGF

* La psicóloga, activista DDHH y licenciada en Derecho Mar Ortíz, nos hace una reflexión sobre la realidad socio jurídica de la comunidad Trans.

 

31 de marzo Día Internacional de la Visibilidad Trans

Los artículos 1, 2 y 3 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea garantizan los derechos a la dignidad humana, a la vida y a la integridad de la persona. Por su parte,  los artículos 6, 7 y 8 garantizan el derecho a la libertad y a la seguridad, al respeto de la vida privada y familiar, y a la protección de datos de carácter personal. El artículo 20 reconoce el derecho a la igualdad ante la ley y el artículo 21 defiende el derecho a la no discriminación, entre otros, por motivos de género.

Todas las personas, al nacer, tenemos un género asignado biológicamente. Este género condiciona la conducta social de nosotros mismos y el comportamiento que la sociedad espera que desarrollemos. Sin embargo, es posible que el género asignado no concuerde con el género sentido, es decir, con la propia percepción o los propios sentimientos con respecto al propio género.  Esta realidad pone de manifiesto que la definición dual masculino-femenino no refleja la diversidad y variedad de sentimientos personales relativos al género, con lo cual, esta dualidad tiene que ser superada por una visión más amplia y diversa.

Esto se ha visto reflejado en la encuesta sobre LGBT realizada por la Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea (FRA). Esta encuesta ha permitido recopilar datos empíricos y comparables y constituye una importante fuente de información sobre la vida cotidiana de las personas trans en la Unión Europea (UE) y en sus Estados miembros.

Los resultados de la encuesta europea demuestran que las personas trans viven, de manera frecuente, violaciones de sus derechos fundamentales: discriminación, violencia y acoso. Están expuestas a estas violaciones en mayor medida que los individuos de los demás grupos entrevistados en el contexto de la encuesta LGBT (lesbianas, gais y bisexuales).

 

31 de marzo Día Internacional de la Visibilidad Trans

 

Debido a estas experiencias negativas, muchas personas trans viven en constante estado de miedo, ansiedad y stress,  y deciden adaptar sus conductas evitando ciertos lugares y ocultando o mintiendo en cuanto a su identidad de género, lo cual supone una restricción de sus derechos fundamentales. Ante las dificultades a las que se enfrentan las personas trans a la hora de expresar libremente el género con el que se identifican, a la hora de vivir de verdad, no es sorprendente que perdure una cierta ignorancia por parte del público en cuanto a la realidad de sus identidades, sus vidas y su sufrimiento. Se crea de esta manera un círculo vicioso de temor e ignorancia, de intolerancia, de discriminación e incluso de violencia motivada por el odio y por el desconocimiento.

En aquellos países en los que se han desarrollado e implementado planes de acción y políticas de igualdad para luchar contra la discriminación, las personas trans declaran poder ser más abiertas en cuanto a su identidad de género. Los resultados de la encuesta demuestran la importancia de contar con marcos normativos y con instrumentos políticos que promocionen la igualdad, ya que contribuyen a la protección y promoción de los derechos fundamentales así como al fomento de conductas y creencias sociales cuyo objetivo es la mejora de la calidad de vida de las personas.

Una sociedad que respeta y pone en valor a todos sus miembros es una sociedad sana y madura. Una sociedad madura sabe que no puede prescindir de nadie. Todos y todas somos necesarios para que la sociedad crezca y evolucione. La participación social, la vida social plena, igualitaria y de verdad de todas las personas es fundamental si se desea construir una sociedad inclusiva y cohesionada que sepa aprovechar su capital humano y garantizar el bienestar y los derechos de todos sus miembros. En este punto, los resultados de la encuesta sobre LGBT en la UE resultan preocupantes. Muestran que la igualdad de las personas trans sigue siendo, por el momento, un objetivo difícil de alcanzar que exige la adopción de medidas firmes e implicación política a nivel de la UE y de sus Estados miembros.

La conclusión más inquietante de la encuesta sobre LGBT en la UE es la gran cantidad de actos de violencia y de delitos motivados por el odio de los que son víctimas las personas trans, así como la frecuencia en la que ocurren. Estos resultados si bien son preocupantes, no son sorprendentes, países como Rusia o Chechenia o Lituania cuyas políticas restrictivas de derechos LGTBI promocionan una homofobia estatalizada y altamente socializada, están fomentando y legitimando estos actos violentos contra las personas LGTBI. Es necesario mejorar las políticas de lucha contra los delitos motivados por el odio en la UE, a través de políticas educativas, políticas garantistas de derechos y sobre todo de un cambio de mentalidad política alejada de radicalismos restrictivos de derechos y libertades.

«La homofobia y la transfobia constituyen violaciones de la dignidad humana. Las actitudes homófobas y transfóbicas son incompatibles con los valores y principios en los que se basa la Unión Europea, tal y como queda establecido en el artículo 2 del Tratado.»Comisión Europea (2013), The Commission’s actions are making LGBT rights a reality («Las acciones de la Comisión convierten los derechos de LGBT en una realidad”) SPEECH/13/424, La Haya, 17 de mayo de 2013.

Los actos de violencia y acoso constituyen una violación del derecho a la vida, del derecho al respeto de la integridad física y mental y, por consiguiente, de la dignidad humana. La Carta de los Derechos Fundamentales de la UE protege estos derechos. El Parlamento Europeo instó a los Estados miembros a «registrar e investigar los delitos cometidos por odio contras las personas LGBTI y adoptar legislación penal que prohíba la incitación al odio por motivos de orientación sexual e identidad de género». De la misma manera, la Recomendación Rec(2010)5 insta a los Estados miembros del Consejo de Europa a garantizar «una investigación eficaz, rápida e imparcial de todo presunto caso de delitos u otros incidentes con respecto a los cuales existan motivos razonables de sospechar que la orientación sexual o la identidad de género de la víctima ha constituido una motivación para el autor». Se recomienda igualmente a los Estados que «se aseguren de […] que los autores de este tipo de actos sean llevados ante la justicia y, si procede, castigados, con el fin de garantizar que ningún delito quede impune».

Los datos de la encuesta muestran que las personas trans crecen y viven en un entorno social que, por lo general, no es consciente de la existencia y las necesidades de las personas trans. Cuando al miedo, provocado por la constante victimización y discriminación a la que son sometidas las personas trans, se le añade la ignorancia de los demás, cuando no la discriminación directa o indirecta,  incluida la de la propia familia y del entorno laboral o social, no es de extrañar que estas personas, para intentar protegerse, se oculten o eviten hacerse notar, es decir, adoptan una estrategia propia de un camaleón, poniendo su cerebro en “modo supervivencia”, mantener un perfil bajo, lo que supone negarse a ellos mismos y la construcción de una heterosexualidad impostada, aprendida, con el único objetivo de sobrevivir y protegerse.

El problema es que esta decisión inevitablemente perpetúa la falta de aceptación y de reconocimiento de los derechos de las personas trans, reforzando su invisibilidad. Los estereotipos y la ignorancia acerca de la realidad de la vida cotidiana y de los derechos de las personas trans fomentan y mantienen actitudes públicas negativas e incrementan distintos tipos de malos tratos, los cuales incluyen desde chistes estúpidos y lenguaje ofensivo hasta casos graves de acoso, exclusión y agresión. De este modo se crea una especie de jaula invisible, se alzan barreras sociales que impiden avanzar hacia la igualdad, a la vez que se alzan barreras internas de autoprotección que tienen graves consecuencias sobre la vida de las personas trans. En definitiva, estamos ante una cruel realidad: las personas trans son ciudadanos que sienten que no tienen derecho a ser ellos mismos.

«Solo 35 países europeos tienen disposiciones legales para el reconocimiento de la identidad de género de las personas trans. La existencia misma de las personas trans es ilegal en 14 países puesto que éstos no la reconocen. En 21 países de Europa, la ley exige que las personas trans se sometan a un procedimiento de esterilización antes de reconocer su identidad de género. Otros requisitos incluyen un diagnóstico de trastorno mental, tratamiento médico y cirugía invasiva, la valoración del tiempo vivido con la nueva identidad de género, o el hecho de estar soltero o divorciado. Este tipo de requisitos conllevan una violación de la dignidad, la integridad física, el derecho a formar una familia y a no ser sometido a tratos degradantes o inhumanos.»Transgender Europe (TGEU) (2014), Trans Rights Europe Map & Index 2014, www.tgeu.org/Trans_Rights_Europe_Map.

Esta es la triste realidad que a nivel europeo dibuja un mapa totalmente desequilibrado donde las políticas estatales, las realidades sociales, las realidades familiares, la falta de información sobre la realidad trans, la falta de solidaridad y de empatía, y sobre todo el miedo, da lugar a que muchas personas trans en Europa no vivan de verdad, vivan en “modo supervivencia”, disfrazadas de algo que no son ni sienten, traumatizadas, angustiadas y atrapadas en un género asignado que ni sienten ni les representa. Desde la Psicología podemos ayudar a las personas trans en su proceso de autoafirmación, en su proceso de “desmontaje” de sus camuflajes, y en su proceso para vivir de verdad. Siempre desde la empatía, el respeto, la calma y considerando las circunstancias vitales de cada persona. Trabajando el reprocesamiento del trauma y creando espacios seguros de escucha, de ayuda y de empoderamiento.

 

por MAR ORTIZ FERNANDEZ

Psicóloga y activista de los Derechos Humanos

HELP AND CARE PROJECT

 

Referencia bibliográfica:

Fuente: Being Trans in the European Union: Comparative analysis of EU LGBT survey data (Ser trans en la Unión Europea: análisis comparativo de los datos de la encuesta sobre LGBT en la UE, 2014) http://fra.europa.eu/en/publication/2014/being‑trans‑eu‑comparative‑analysis

 

Deja un comentario

  • Para un uso responsable, los comentarios serán moderados por el administrador y sólo se aprobarán los que tengan datos fiables de su origen y contenido
  • Todos los campos son obligatorios
  • *Máximo 1000 caracteres

Suscríbete a nuestro Newsletter