La íntima relación entre la ciudad y la sexualidad: El fenómeno Gayborhood

Grupo EGF / Revista EGF AND THE CITY  / 14 Edición / por JOKIN EGAÑA

* Artículo de la sección Comunidad perteneciente a la 14ª edición de la revista EGF and the City (VER EN REVISTA)   

 

Barrios gays, el efecto gayborhood

 

Recuerdo cuando en 1994 llegué a Madrid. Como tantos otros homosexuales, salía de un entorno de provincias buscando en la gran ciudad una vida urbanita, cosmopolita, con mayores posibilidades laborales y culturales, donde tendría mayor libertad y seguridad para ser yo mismo. ¿Os suena? Sí, es la misma historia de muchos y muchas.

Mi ilusión era grande y no salí defraudado. Deseaba conocer el barrio de Chueca, del que me habían hablado que era el barrio de ambiente de la ciudad, un barrio donde se agrupaban bares, saunas y sex-shops gays y donde recientemente habían abierto la primera librería especializada en temática LGBT.

Comencé a frecuentar Chueca, un barrio en el centro de Madrid en el que a simple vista se percibían problemas de prostitución, tráfico de drogas o delincuencia. Sin embargo su atractivo era indudable, se respiraba un aire de libertad que no conocía hasta ese momento. Los precios de alquiler de vivienda eran muy económicos teniendo en cuenta que me encontraba en el epicentro de la capital, y respecto a los problemas del barrio no los vi como tal, como proclama el dicho putas y maricones siempre nos hemos llevado bien. Así que me instalé en el barrio. No me asustó contemplar, en mi primera semana como vecino del barrio, una batalla campal entre traficantes donde los ladrillos de una obra volaban de un lado a otro.

Barrio gay de MadridEn solo unos años Chueca pasó de tener un carácter marginal a ser un barrio lleno de color, un lugar de esparcimiento y residencia de gran parte de la comunidad LGBT, pero también donde abundaban pequeños comerciantes y artistas LGBT que debido a los bajos precios de los locales habían instalado allí sus talleres artesanales, sus pequeñas tiendas de diseño de muebles y decoración, sus galerías de arte o sus originales expositores de moda exclusiva. No me perdía ninguna de las prolíficas exposiciones de fotografía o arte.

La popularidad de un barrio céntrico, a precios asequibles, respetuoso con la diversidad, en donde la comunidad LGBT ha ejercido claramente como precursor de tendencia, moda, música, arte y cultura en general, dio lugar a un barrio muy atractivo para cualquiera fuera homosexual o no. Era previsible que en un barrio de estas características comenzara a subir rápidamente el precio de la vivienda y de los locales comerciales.

Actualmente Chueca se ha convertido en un barrio aburguesado, con precios carísimos hasta para tomar una copa, donde aquellos pequeños comerciantes y artistas LGBT de talento e imaginación han desaparecido por no poder pagar los altos alquileres, dando paso a los grandes franquiciados que puedes encuentrar en cualquier barrio céntrico de España. A mi juicio Chueca ha perdido gran parte de su personalidad, sigue siendo un gran barrio pero sin esencia, donde te encuentras a muchas celebrities locales y donde hay más postureo que ocio y cultura LGBT.

 

barrios gays y el efecto gayborhood

 

Pienso que la comunidad española LGBT, en contra del estereotipo creado, no somos más ricos que el resto, posiblemente igual de pobres que el resto teniendo en cuenta esta interminable crisis que padecemos, pero lo que sí disponemos es de más tiempo y dinero para gastar en viajes, ocio, cultura o en hacer más confortable nuestra vivienda. Nuestras bajas cargas familiares nos lo permiten, pero nada más. No nos sobra el dinero, así que muchos y muchas residentes de Chueca se han trasladado a Lavapiés, un barrio quizá no tan glamuroso pero tan abierto o más a la diversidad que Chueca, con precios mucho más atractivos y con un encanto indudable.

Barrios gays, el efecto gayborhoodHoy ya no vivo en Chueca, tampoco en Lavapiés, hace dos años me trasladé con mi marido a otro barrio donde por el mismo precio podemos vivir en un apartamento más amplio y con más comodidades. Reconozco también que salir el domingo a comprar pan en Chueca y que a las nueve de la mañana me miraran directamente al paquete en la panadería ya no me resultaba divertido ni cómodo.

Lo cierto es que Chueca ha vivido una singular evolución, ¿o no tan singular? Este mismo proceso ha ocurrido en otras ciudades, como Valencia, donde el tradicional barrio gay de El Carmen ha perdido ese carácter como tal siendo el barrio de Ruzafa quien acoge actualmente la mayor concentración de residentes, comercios y cultura LGBT de la ciudad.

Inquieto por saber más acerca de la evolución de los barrios gays y conocer lo que ocurre en otras ciudades de Europa o Estados Unidos he querido informarme. Resulta que el proceso de transformación ocurrido en el barrio madrileño de Chueca es lo más habitual en gran parte del mundo, se conoce como el Fenómeno Gayborhood y ha sido analizado en distintos estudios o contemplado en libros como “La clase creativa. La transformación de la cultura del trabajo y el ocio en el siglo XXI”, de Richard Florida.

 

EL FENÓMENO GAYBORHOOD

Empresas del sector inmobiliario de Estados Unidos han realizado diversos estudios llegando a la unánime conclusión de que los barrios en los que hay una alta concentración de parejas LGBT se están revalorizando muy por encima del promedio. Han bautizado este efecto bajo el término GAYBORHOOD, un juego de palabras que combina “Gay” y “Neighborhood” (vecindario en inglés).

Desde el año 2012 hasta el momento, la subida media del precio de la vivienda en Estados Unidos ha sido del 20 % mientras que en emblemáticos barrios gays han sido por ejemplo: Palm Springs (California) 65 %, Avondale Estates (Atlanta) 52 % o Jamaica Plain (Boston) 37 %.

Efecto Gayborhood, revalorización de los barrios gaysLos expertos explican este fenómeno inmobiliario en que las parejas LGBT tiene menos cargas familiares que las parejas heterosexuales, por lo que cuando llegan a un barrio de la ciudad tiene más dinero para gastar, hacen mejoras en sus casas y se convierten en buenos clientes de los negocios de la zona elevando así el nivel socioeconómico de la comunidad en donde viven. La presencia de parejas LGBT en un determinado barrio contribuye a la transformación de sus calles, viviendas y comercios.

Pero este efecto no se detiene ahí. Al producirse un aburguesamiento del barrio, bares y restaurantes del entorno atraen un tipo de cliente con más dinero, con el consiguiente encarecimiento de las viviendas. Así, muchas parejas LGBT se ven obligados a mudarse de vecindario tal como viene ocurriendo en barrios gays como Soho (Londres), East Village (Nueva York), Le Marais (París), Prenzlaur (Berlín) o Glokenbachviertel (Munich).

La asociación entre la comunidad LGBT y la transformación de las ciudades no es nueva, pero sí lo es la importancia que se le ha dado como elemento de gentrificación, es decir, como un destacable proceso de transformación urbana en el que la población original de un sector o barrio deteriorado es progresivamente desplazada por otra de un mayor nivel adquisitivo a la vez que se renueva.

El estadounidense Richard Florida, a través de su libro “La clase creativa. La transformación de la cultura del trabajo y el ocio en el siglo XXI”, sitúa a las personas LGBT en el epicentro de la regeneración de las ciudades, integrantes de la vanguardia transformadora junto con la comunidad artística, los trabajadores del sector de la informática y la bohemia más adinerada.

Por su parte, el profesor de sociología Amin Ghaziani analiza y concluye en su libro “There Goes the Gayborhood” que sin ningún género de dudas la comunidad LGBT eleva el precio de la vivienda en los barrios donde se agrupa y reside.

 

los barrios gays y el fenómeno gayborhood

 

Pero según la socióloga Sharon Zukin, curiosamente no son los gays los que inicialmente impulsan este fenómeno Gayborhood sino las lesbianas. Estas mujeres son mucho más vulnerables y son las que propician el cambio. Las mujeres, con salarios más bajos que los hombres, suelen formar parte de la vanguardia que transforma un barrio tras ser expulsadas de zonas que ya no se pueden permitir.

Este hecho no resulta evidente ya que las lesbianas son menos visibles que los gays. Ghaziani explica que las lesbianas llegan al barrio primero, pero son muchos los elementos que impiden que nos demos cuenta de ello. Suelen adaptarse más rápidamente y frecuentan los comercios, bares o tiendas que ya existen en la zona. En cambio, cuando llegan los gays desean tener sus propios establecimientos para la comunidad por lo que optan por abrir nuevos y el precio de los inmuebles sube. Los heterosexuales son los últimos en llegar, cuando el barrio ya está consolidado al alza.

En definitiva, vemos cómo en gran parte del mundo ha existido un fenómeno en el que la comunidad LGBT rehabilita y pone de moda un barrio deprimido, con el consecuente encarecimiento del mercado inmobiliario de la zona. Pero hoy en día la lucha por la igualdad y la diversidad en muchos países ha logrado unas legislaciones y una realidad social más justa. La comunidad LGBT ya no siente la necesidad de sentirse protegida en su barrio ni de acudir a locales de ocio destinados en exclusiva a la comunidad. De hecho estamos viendo cómo en Londres, por ejemplo, están desapareciendo la mayoría de locales gays entre los que se encuentran algunos de gran tradición e historia.

Entonces… ¿están destinados a desaparecer los barrios gays y el fenómeno Gayborhood?

Es complicado saberlo. Según Ghaziani, y sobre la base de una extensa información (encuestas, informes, prensa, censo, etc.), “el amanecer de una nueva era post-gay está alterando el carácter y la composición de los enclaves existentes, pero el espíritu de la integración puede coexistir con la celebración de las diferencias en formas sutiles y a veces sorprendentes”.

Existe una íntima relación entre la sexualidad y las ciudades, siendo estos lugares de tipo orgánico y en constante evolución. En cualquier caso ¿desaparecerán los barrios gays? la respuesta está en nosotros y nosotras.

 

Deja un comentario

  • Para un uso responsable, los comentarios serán moderados por el administrador y sólo se aprobarán los que tengan datos fiables de su origen y contenido
  • Todos los campos son obligatorios
  • *Máximo 1000 caracteres

Suscríbete a nuestro Newsletter