Ángela Florez, el género en sí mismo

Grupo EGF / Revista EGF AND THE CITY  / 15 Edición / por GEMMA FONT

* Entrevista a Ángela Florez, perteneciente a la 15 edición de la revista EGF and the City

 

Ángela Flores, el género en sí mismoÁngela Flórez es la prueba viviente de cómo un lugar de trabajo inclusivo puede obtener dividendos. Actualmente cursa y termina estudios en dos licenciaturas: Filología Inglesa y Psicología. Es una mujer trans que ha logrado realizar con éxito su transición dentro de una empresa, un proceso, que comenzó a finales de 2012 en Edimburgo. Su experiencia podría ser un ejemplo “de libro” acerca de por qué un número creciente de empresas de todo el mundo optan por ser el principal apoyo de sus empleados transgénero. Profesional experimentada dentro de dos multinacionales de sobra conocidas, fue contratada en un momento en el que se identificaba como varón, y por ende, utilizaba un nombre masculino. Sin embargo se convirtió en una persona imprescindible y como profesional absolutamente válido altamente eficiente en su entorno laboral.

Después de mucha deliberación y preparación, Ángela tomó la decisión valiente de visibilizarse como transgénero aun teniendo imagen masculina, superando las pruebas para acceder al departamento gerencial de su empresa. Desde entonces, se ha convertido en la columna vertebral de la vida de los empleados del establecimiento, como responsable directo… y como mujer.

La transición de Ángela fue consensuada y correcta en todo momento. Sus compañeros han sido respetuosos y la han aceptado sin género de dudas. Completamente integrada en el equipo, a día de hoy se encuentra absolutamente capacitada para responsabilizarse aún más y desde su “auténtico yo” con la plantilla, reforzando su autoestima todos los días, lo que la convierte en una empleada más feliz dentro la empresa, cumpliendo además de una manera mucho más productiva. Por esta razón es necesario que exista un verdadero protocolo de actuación en cuanto a políticas de inclusión e integración laboral se refiere. Toda un mando intermedio que ha adquirido un compromiso responsable gracias a su valía personal, el talento demostrado a lo largo de estos años y el apoyo de sus superiores y directivos. 

 

ENTREVISTA 

Ángela Flores, el género en sí mismoEGF AND TYE CITY: ¿Quién es Ángela Flórez?

ÁNGELA FLOREZ: Ángela es una mujer que cree en “lo bueno”, en lo que nos hace ser particulares y únicos a cada uno de nosotros. Puede deberse a una referencia genética (educación familiar) o bien porque te vas haciendo a la vida, a esas pequeñas sacudidas que nos enseñan a ser más consciente de que cada persona que nos rodea es especial y diferente a nosotros mismos y que debemos aceptarlo sin ningún tipo de excusa.

También creo que soy una mujer excesivamente benevolente y altruista por convicción, exigente y estricta conmigo misma con aquellos que realmente me importan. Busco el bienestar y el equilibrio de las personas de mi entorno más próximo. Por supuesto esto ha condicionado todos mis proyectos. Mi transición y mis licenciaturas me han dado más ganas y más fuerzas para trabajar por nuevos objetivos, entre ellos, transmitir a través de las RRSS y la 2.0 “qué es ser trans, sin dejar de ser feliz”. Y para eso tengo el apoyo de mi amiga Carolina Laferre. Juntas estamos trabajando para dar visibilidad a las chicas trans que están logrando éxitos en su vida (porque también existimos) y confirmar que que el cliché de “sexworker” ya no se debe contemplar como un estigma dentro de la comunidad trans “emergente”. Existe una nueva generación que está impactando en la sociedad de forma incuantificable. Hay que prepararse para este gran cambio que estábamos esperando desde hace mucho. Es transcendental. Por fin llega nuestro momento de liberación, como lo fue el de la mujer o el de la comunidad gay durante el siglo XX.

En un futuro, a medio/largo plazo me veo como una mujer completa, respetada por sus logros personales, logros que en definitiva siempre buscamos todo el mundo. Y me veo como una mujer en armonía, constante y perseverante, con un testimonio sincero con el que me habré dado a conocer tal y como soy. Soy romántica por naturaleza, una enamorada de la vida.

EGF:  ¿Qué es y por qué nace TSM?

A.F: Bueno, eso quizás debería contestártelo mejor Nila (Carolina Laferre) la fundadora del proyecto hace cuatro años. Lo que sí te puedo decir, es por qué decidí implicarme con ella para convertirme en editora de TRANS·SOCIALMEDIA. Pienso que necesitamos canales de información con un lenguaje positivo en donde mostrar el respeto y la carencia de criterio morboso… y que sea potencialmente femenino, claro está!

La identidad femenina, la feminidad en sí, es algo que una mujer transexual no debería negarse, por encima de todo. TSM está plena de identidad, es escrupulosa en sus valores y culturalmente creo que es legítimamente unívoca y que establece parámetros en materia de género sin ningún tipo de recelo o de discriminación social. De ahí nuestra política de elección de noticias para poder ofrecer información positiva casi a diario a nuestra audiencia. Es todo un FEMINARIO TRANS y me parece absolutamente identificativo con lo que hacemos. Me encanta estar en este proyecto porque es gratificante que haya buenas y extraordinarias noticias acerca de nuestra comunidad.

 

angela-florez-15

 

EGF:  ¿Es entonces la transexualidad  “ésa” etiqueta que hay que resolver  cuanto antes? 

A.F: Sí. Pero también es absolutamente necesario capacitarse y formarse para afrontar la transexualidad femenina con dignidad de ser. Urge erradicar estigmas que ya no son válidos en una sociedad actual. Está claro que el mundo es cerebral y que codifica estereotipos,”señala” aquellos que desconoce y reacciona contrariado hasta que alguien da un paso al frente y se atreve a normalizarlo de la forma más natural. Puede que algunos piensen todavía que somos un fenómeno social, pero lo cierto es que no somos fenómenos. No los somos. Este es el camino de sensibilización en el que nos encontramos a día de hoy, porque la transexualidad no es como un desorden alimenticio. Es una forma de sentir y vivir la vida, que no es poco. Y posiblemente nos diferenciemos del resto del mundo porque nadie en el mundo puede vivir la misma identidad del otro, por muy semejantes que seamos.

EGF: ¿Qué es peor para Ángela Flórez, el miedo o el silencio?

A.F: Que sea optimista y positiva no quita para que no me de cuenta de lo que sucede en la calle. Es la parte sórdida y triste de esa realidad que vivimos. Y hay gente que piensa que puedo parecer demasiado frívola en este aspecto, pero en absoluto miro hacia otro lado. Para nada.

Evidentemente una noticia transgresora ya no tiene el mismo significado que hace décadas. La “liberación trans” cuenta con otros matices, otros recursos o herramientas con las que no se contaba hace cincuenta años y la gente que la defendemos estamos en otro punto de partida.

Uno de los procesos más difíciles por el que puede pasar una persona durante su vida es, sin duda, el cambio de género o de sexo. Se ha constatado que una de cada treinta mil personas nacidas varones tiene necesidad de definir su identidad sexual al encontrar una disociación entre su sexo biológico y su conciencia de ser mujer. Y es por este tipo de situaciones por lo que la comunidad trans femenina requiere ayuda y protecciones profesionales desde ya mismo. No merece la pena dilatarlo más porque es algo imparable. Hablamos de legitimidad, de necesidad vital! Y todo el tiempo que se pierda, será irrecuperable para muchas.

EGF- Es decir, ¿mejor la docencia que una “parafernalia” reivindicativa?

A.F: Hay algo en la naturaleza humana que nos empuja a buscarle sentido a un mundo caótico e impenetrable como el nuestro. La vida, no es mucho más que una serie de historias superpuestas sobre quiénes somos, de dónde venimos y cómo luchamos por una calidad de vida. Las noticias siempre giran en torno a lo mismo: asesinatos, discriminación, rechazo, exclusión… en definitiva, la muerte en todas sus manifestaciones. Es absurdo asignarle un significado a cada acontecimiento casual, y sin embargo, todos lo hacemos constantemente.

Pero no es tan diferente como la desolación que produce un atentado fundamentalista, un asesinato machista, un delito de xenofobia o el abandono de un bebé. Es algo “empático” del ser humano. Una impronta muy difícil de controlar.

Por eso creo que las mujeres trans tenemos que atrevernos y dar pasos, pequeños o grandes; ir a la universidad o a tu puesto de trabajo con la cabeza bien alta y con paso decidido, orgullosas de ser quienes somos y dejando de lado la vergüenza y la culpabilidad que la sociedad nos infligió como fenómenos incomprensibles, por simple ignorancia. Hoy por hoy, Ángela Flórez tiene una identidad clara y consistente antes de nada o por encima de todo, viviendo su transexualidad plena y feliz.

Entrevista a Ángela Florez, perteneciente a la 15 edición de la revista EGF and the CityPara transformar una sociedad hay que transcender en esta con mensajes de verdadera integración social, de plenitud y de felicidad. Y yo apuesto por ello. No soy persona que pegue puñetazos encima de la mesa, tampoco se llega lejos con ello. No se trata de “escuchar” sino de “a quién escuchar” y de qué forma. La transexualidad no tiene por qué significar derrota o soledad. Me niego a pesar que sea así, qué va! qué va!… Yo no me siento sola, ni me siento etiqueta, en absoluto. Me siento afortunada de la vida que tengo.

La “T” debería llegar al punto de convertirse en algo familiar, como en su día lo fue la palabra “gay”.  En ningún caso, un insulto. Se debe consensuar la forma de llegar a un lugar de respeto mutuo, aunque con desacuerdos, obviamente. Ahora bien, ¿cómo podemos tener una conversación con personas con las que no estamos de acuerdo, con respeto y tolerancia? Eso, es un ejercicio y un esfuerzo constante que el tiempo canalizará de alguna forma positiva. Desgraciadamente vivimos en un país en donde todo se hace a golpe de leyes  porque es algo que no “sale” de la propia voluntad de la sociedad española. Es una lástima… pero es así. Pero también creo que si existe gente recelosa de las mujeres trans es porque no nos conoce de cerca, no nos conocen lo suficiente. Debemos explorar esos sitios a los que nunca hemos accedido para enseñar quiénes somos y hacia dónde vamos. Mucho por aprender, empezando por los propios medios de comunicación que, hasta ahora, no han sido el mejor espacio para ello.

Es tiempo de dejar de curar cicatrices y de comenzar a dejar huella, de dejar de leer la historia, para empezar a hacerla.

EGF- ¿Te sientes vulnerable?

A.F: A decir verdad pienso que hoy en día todo el mundo es vulnerable. Ya no existe la intimidad desde el momento en el que nuestras vidas navegan por la “second life” de la redes sociales. Si eso significa ser vulnerable, con más razón hay que intentar hacerlo lo mejor posible, o al menos, intentar hacerlo de forma que no te señalen. El colectivo LGTB pertenecemos a las minorías sexuales, y dentro de estas minorías, las personas trans representamos una más mínima si cabe, además de representar la minoría de la propia identidad de género. Podría aventurarme a decir que es algo matemáticamente injusto (jajajaja).

Así que, qué mejor manera de visibilizarse que consiguiendo logros para la comunidad trans femenina, que no dejan de ser apuestas de la comunidad pero en individual y en singular? Si se nos abren puertas y se nos ofrece un hueco en la sociedad o un nicho profesional que cubrir, podemos estar, podemos cubrirlo como el que más. Eso sería una forma de ser menos débil, menos indefenso, menos vulnerable… en definitiva es por lo que realmente lucha cualquier ser humano en su ratito de vida. Las mujeres trans no somos cenicientas que buscan un príncipe azul, tan sólo queremos dejar de llevar ese “vestido prohibido” y ser libres de una vez.

Soy consciente que cada vez somos muchas más en esta línea. Ya ni que decir tiene hablar de las peques, esas nenas que vienen arrollando en los últimos años y no sólo a nivel nacional sino en cualquier parte del mundo en donde se están creando y preparando los cambios necesarios para llevarlo a cabo en las formas correctas. Se requiere ser atendida y apoyada incluso desde la infancia para ir adquiriendo la imagen definitiva acorde con nuestra propia forma de sentir, de pensar, de hacer… y de vivir la vida. La vida es un regalo y por eso tienes que aprender a valorar tu vida. La fuerza de la vida extrae lo mejor de nosotros mismos, siempre. Pero hay que trabajarlo, indudablemente. Trabajarlo y lucharlo cada mañana, en contra de los que otros tratan de arrebatarnos.

 

Ángela Florez, activista trans

 

EGF- Por último, háblanos un poco de tu ponencia en el Congreso EGF

“El poder de abrazar tu identidad transgénero en el entorno laboral”, se resume en ser como cualquier otra mujer de carrera o profesión y dedicarte felizmente a tu trabajo sin abandonar tu propia cultura y forma de sentir la vida (y vivirla lo mejor posible). Quisiera entender que para la mayoría de la gente, lo menos interesante acerca de mí es mi transexualidad. Está claro que “ser trans” no es una etiqueta y que va intrínsecamente unido al ser humano y que sí puede ser una forma de identificarnos. Todo el mundo sin excepción atiende a una “etiqueta”, es decir, rico, pobre, delgado, guapo, feo, alto, bajo, hetero, gay, trans. Definitivamente ser trans no es una etiqueta, al igual que tampoco lo son las demás. La desigualdad sí que lo es.

La relación entre transexualidad y sociedad se pierden en el tiempo. La verdadera problemática entre ambas se halla en los comportamientos y en los roles sociales de género prefijados de diferentes formas a través de los siglos. Afortunadamente, cada día se dan nuevos pasos en el intento de eliminar estas fricciones entre transexualidad y sociedad, para enfrentarnos al complejo proceso de aceptación y cambio que una sociedad moderna y plural como la occidental necesita. Es como esa “niebla de existir” como mujer trans, como una mujer más. Muy posiblemente dentro de diez o quince años se hable de esto como un fenómeno de cambio del siglo XXI y en ello radica la INCLUSION e INTEGRACIÓN TRANS en el MERCADO LABORAL y EMPRESARIAL (valuarte de la política, economía y sociedad).

                 

Entrevista a Ángela Florez, perteneciente a la 15 edición de la revista EGF and the City

 

Deja un comentario

  • Para un uso responsable, los comentarios serán moderados por el administrador y sólo se aprobarán los que tengan datos fiables de su origen y contenido
  • Todos los campos son obligatorios
  • *Máximo 1000 caracteres

Suscríbete a nuestro Newsletter