La edulcorada campaña de la FELGTB frente a los riesgos del Chemsex

13 Diciembre 2016 / Grupo EGF / Redactor JOKIN EGAÑA

* La Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales ha lanzado una campaña para reducir riesgos del Chemsex, mostrando un vídeo alejado de la realidad y unos mensajes banales y poco efectivos que alerten realmente sobre sus graves riesgos.

 

La edulcorada campaña de la FELGTB frente a los riesgos del Chemsex 

Es admirable el trabajo que viene realizando desde hace más de dos décadas la FELGTB a favor de los derechos de la comunidad homosexual, transexual y bisexual, y también a favor de una sociedad más justa en general, pero como es lógico hay ocasiones en que se equivoca. Uno de estos errores de consecuencias graves, se da en el caso de la campaña que lanzó hace unos meses para reducir los riesgos de practicar Chemsex, bajo el hashtag #SafeChemSex y la subvención del Ministerio de Sanidad, Asuntos Sociales e Igualdad

Chemsex es el nombre dado al creciente fenómeno del uso de drogas en un contexto sexual. A menudo refiriéndose al sexo en grupo que puede durar días, y que ha abocado a muchos HSH (Hombres que practican Sexo con Hombres) a vivir atrapados en un círculo sin salida, dañino, adictivo y dependiente.

En un tema tan delicado, como son las drogas y el riesgo de transmisión del VIH, era de esperar que la campaña del máximo organismo LGTB en España fuera mucho más contundente, o al menos no edulcorada en sus formas, imágenes y mensajes, creando un sentido al sinsentido, un sentido de libertad que no tiene.  

aplicación móvil chemsexEl vídeo presenta a Nacho, un chico joven, guapo, atlético, blanco, seguro de sí mismo, relajado en su privilegiado y elegante loft de diseño. Recibe un aviso en su app móvil para acudir a una sesión Chemsex y que tras  supervisar el listado de participantes (“por supuesto” igual de jóvenes, guapos, atléticos, blancos…) se une al grupo.  

Nacho, mientras se prepara y se traslada por las interminables escaleras de su exquisito loft para acudir a la sesión de Chemsex, accede a una serie de recomendaciones y comprueba con satisfacción que la app le acepta en el grupo y le da la bienvenida al “maravilloso” evento. Así, Nacho, recoge de su mesa la droga, los preservativos y el lubricante y ya está preparado para disfrutar “libremente de una relajada y complaciente” sesión de Chemsex.  

 

 

Desde luego el vídeo cae en todos los errores que tantas veces ha criticado la FELGTB a empresas y administraciones por perpetuar un falso perfil de la comunidad gay, reconozco que a veces convenientemente utilizado para atraer clientes o turistas. Pero en este caso es mucho más grave, ya que escenifica una ambiente sofisticado, atractivo y libre con el que cualquiera sueña. Y por favor, las drogas y las sesiones de Chemsex son cualquier cosa menos sofisticadas, atractivas y libres. No tiene objeto ni justificación el enfoque edulcorado de esta campaña #SafeChemSex .

Tampoco tienen sentido las recomendaciones que da la campaña para reducir riesgos, como “espaciar las sesiones, conocer las drogas y su mezcla, espaciar las dosis durante la sesión, dividir los gramos, usa jeringuillas nuevas….”. De esta forma el mensaje es opaco, banal y hastas frívolo, presupone que los participantes son conscientes en todo momento de sus acciones, cuando estamos hablando de efectos de drogas ilegales tan imprevisibles como la cocaína, metanfetamina, mefedrona y GHB, características de estas sesiones de Chemsex.

Conviene recordar que, según la clínica especializada Gay Men’s Health Service STI Clinic, radicada Dubín, el GHB es el fármaco más utilizado para aumentar el placer sexual durante las sesiones de Chemsex, pero en realidad es un potente limpiador indutrial para eliminar grafittis. Esta clínica ha elaborado además un estudio sobre prácticas y consecuencias del Chemsex a través de su experiencia, concluyendo por ejemplo que 1 de cada 4 pacientes reconoció haber perdido la consciencia durante la sesión. También habla el estudio de sobredosis, alucinaciones o violaciones. Así como de que el 37 % de los practicantes de Chemsex son portadores de VIH. Los datos sobre aumento de contagio de ITS por prácticas de Chemsex pueden ser demoledores.  

Podemos comprobar cómo otras organizaciones LGTB, como las británicas BourneFree y Over The Rainbow Bournemouth han sido capaces de crear una campaña frente a los riesgos del Chemsex, con protagonistas menos guapos, menos atractivos, menos blancos, menos loft de diseño…. y menos subvenciones, pero mucho más real, clara y eficaz.  Y con un mensaje final simple y contundente, en el que el protagonista reconoce el gran riesgo que corre y rechaza acudir a una nueva sesión de Chemsex. 

 

 

Aún más interesante resulta la película documental “Chemsex”, un viaje valiente, firme y claro al submundo del Chemsex. A diferencia del joven de la campaña de la FELGTB, en este caso no muestra a un joven seguro de sí mismo y pausado en su loft que toma la firme decisión de disfrutar de una sesión de Chemsex, sino a otro real, sudoroso, drogado y alcoholizado, en plena fiesta de fin de semana, que de forma mucho menos reflexiva decide acudir a una fiesta Chemsex. El documental, de nacionalidad británica, ha sido dirigido por William Fairman, Max Gogarty, quienes exponen con franqueza e intimidad los riesgos del Chemsex y muestran el trabajo de distintas personas que luchan en el día a día por la salud de la comunidad gay. 

 

 

Tras ver la campaña #SafeChemSex de la FELGTB tiene uno la sensación de que una sesión de Chemsex es algo cool, moderno, sofisticado, que me apodera de libertad como gay urbanita. Y si tomo unas sencillas precauciones ya estoy preparado para afrontar lo que venga. ¿Hay algo más peligroso que esto tratándose del mix drogas y sexo en grupo con desconocidos? 

 

Redactor JOKIN EGAÑA, director de

Consultora LGBT Grupo EGF ,

Asociación Española de Empresas Gay Friendly,

plataforma Homocultura 

y Congreso EGF

 

Deja un comentario

  • Para un uso responsable, los comentarios serán moderados por el administrador y sólo se aprobarán los que tengan datos fiables de su origen y contenido
  • Todos los campos son obligatorios
  • *Máximo 1000 caracteres

Suscríbete a nuestro Newsletter